Salud y tebeos

Salud y tebeos
"Mantened los ojos bien abiertos" (Winsor McCay)

miércoles, 27 de junio de 2012

Cómics

El otro día charlaba con un allegado joven que conoce este hilo. Me decía: "Es que tú dices 'cómic' y yo pienso en Batman, en frikis, en los personajes de la serie Big Bang..."

Yo aproveché para enrollarme. Le hablé de la diferencia entre cómics de héroes y cómics de superhéroes. Tintin, Asterix y The Spirit son héroes. Luego están los superhéroes, no todos ellos mutantes. Luego están también los tebeos de nuestra infancia, los de Bruguera, los de la escuela valenciana y el TBO. Y está, finalmente, la literatura gráfica, la que a mí más me interesa por ahora en el mundo de la historieta.

Y le hablé del caso de Will Eisner. De cómo la trayectoria personal de este dibujante y autor refleja la evolución del mundo del cómic. Eisner fue el creador de The Spirit. Tras un silencio creativo, fue también el creador (?) del concepto de novela gráfica.



lunes, 11 de junio de 2012

Pagando por ello



Pagando por ello es un libro de 280 páginas con un solo tema: la prostitución femenina vista desde la óptica de un usuario. No todo el libro es novela gráfica. Tras las historietas que se suceden, hay unas cincuenta páginas escritas (sin ilustraciones) que contienen un epílogo, veintitrés apéndices y un cuerpo de notas; todas ellas dedicadas a razonar y exponer detenidamente el punto de vista del autor al respecto.
Obviamente, Pagando por ello se inscribe en el género autobiográfico tan del agrado de muchos historietistas actuales. El sujeto de la historia que se cuenta es el mismo sujeto que cuenta la historia. Chester Brown se dibuja y nos muestra en su libro a Chester Brown.

No hay apenas erotismo en el libro. La cosa consiste en una fría y contundente defensa de la descriminalización del hecho de que dos adultos concierten una relación sexual pagando uno de ellos un precio. Nótese que Brown no defiende la regulación de ese hecho, sino simplemente su descriminalización.

Como suele suceder en los alegatos, tras la un tanto fatigosa exposición monotemática de Chester Brown se ventila otra cosa. El libro va más allá de lo que dice. La prostitución es un tema muy concreto y a fin de cuentas no todo el mundo está interesado en él. Pero sí que es universal, apetecida por todos, la libertad.

Y ahí está la clave de este extraño libro. Pagando por ello expone una concepción ultraliberal de la sociedad. Los Estados, los gobiernos, solo deben intervenir en las relaciones sociales a la hora de proteger la libertad y, por encima de todo, la propiedad. Es el programa de los libertarianos americanos.

Por otra parte, llaman la atención la sinceridad y honestidad, junto con la frialdad emotiva de Chester Brown a la hora de escribir y dibujar Pagando por ello.

domingo, 10 de junio de 2012

Un manifiesto de Chester Brown


Chester Brown es un historietista canadiense nacido en 1960. Está pues en nuestra generación. 

Hace poco publicó un tebeo, por decirlo así, titulado: Pagando por ello. Y como subtítulo: Memorias en cómic de un putero. Está claro el tema del libro.


Más que de un cómic se trata de un manifiesto.

domingo, 3 de junio de 2012

García Lorca

A raíz de esa cierta analogía que encuentro yo entre el caso Pasolini y el caso García Lorca, andaba preguntándome si el poeta granadino tendría también su correspondiente biografía ilustrada.

Y sí, en efecto, la tiene. Desde hace poco más de un año. Esta es la noticia que da cuenta del hecho. Data del 11 de abril de 2011:

Federico García Lorca salta al cómic con la primera novela gráfica dedicada al poeta
Es obra del dibujante Carlos Hernández y el guionista "El Torres"


Se titula La huella de Lorca.


sábado, 2 de junio de 2012

El caso Pasolini

La segunda novela gráfica dedicada al poeta-cineasta italiano es de Gianluca Maconi: El caso Pasolini, cuyo subtítulo esclarecedor es Crónica de un asesinato.


Y es que, en efecto, este tebeo publicado en Italia en 2005, coincidiendo con el trigésimo aniversario del asesinato de Pasolini, está íntegramente dedicado a narrar los acontecimientos de aquella noche del 1 al 2 de noviembre de 1975.


El caso Pasolini está basado en los informes policiales, periciales y de la fiscalía, así como en las conclusiones de los tribunales de primera y segunda instancia más la sentencia final del tribunal de casación. Desfila por el libro el artículo en que Oriana Fallaci desvelaba que no había habido un único agresor y las múltiples hipótesis posteriores favorables a esa teoría. Queda claro, en fin, que hay muchas incongruencias en este caso y que ni la policía ni el sistema judicial obraron con la diligencia debida.

En particular, se muestra cómo a Pasolini lo juzgaron la prensa y la sociedad italianas de un modo precipitado y cruel, convirtiendo en una historia de chaperos algo que va mucho más allá por las connotaciones políticas que rodean al caso.

El libro presenta también la realización de la última entrevista que concedió Pasolini a su amigo Furio Colombo unas horas antes de ser asesinado. Cuando se despedían, fue el mismo Pasolini quien, a petición de Colombo, sugirió a este un título para la entrevista: "Estamos todos en peligro".


Impresiona el panegírico fúnebre que Alberto Moravia dedicó a Pasolini en el funeral del poeta.